¿QUÉ LES DEPARA EL FUTURO A LOS SISTEMAS DE COSTEO?

COSTOS-SON-CONDUCTAS
Hablar de ESTRATEGIA es hablar del largo plazo.  El cuándo se llama HORIZONTE. El corto plazo se llama TÁCTICA. Sobre la base de estas tres definiciones, ¿cuál es la posición estratégica de los Costos en las organizaciones? Otra manera de hacer la misma pregunta es ¿qué Sistemas de Costeo utilizaremos en el mediano y largo plazo, que sean capaces de responder las preguntas que nos hacemos para lograr una gestión óptima de los recursos? Para responderla precisamos distinguir tres etapas en el desarrollo de la Contabilidad de Costos, que llamaremos temprana, actual, y futura.

EDAD TEMPRANA

Los llamados sistemas tradicionales de costeo vienen desde la época en que el fraile Luca Pacciolo inventó la herramienta, y se basan en enfocar el costeo hacia los productos a través de la captura de los costos en los llamados Centros de Costos. Estamos hablando de las épocas en que las empresas metían ruido y echaban humo, y en que la gran mayoría de los costos eran del tipo real o tangible. Materias primas, mano de obra directa, servicios directos eran sus componentes principales. Todos aquellos otros costos, que ahora llamamos intangibles, eran de poca proporción respecto a los tangibles.

Si queremos situar esa etapa en el tiempo, diríamos que duró hasta aproximadamente la mitad del siglo pasado. En esa época predominaron los sistemas de costeo tradicional, como el Total o Absorbente, el estándar, y sistemas similares, todos enfocados al producto y a los Centros de Costos. Para el nivel tecnológico y las necesidades de información de la época, bastaban y sobraban.

Pero tanto la tecnología como la necesidad fueron evolucionando. Comenzaron a aparecer otras expectativas que exigieron información más elaborada, lo que creó la siguiente etapa que llamaremos la…

EDAD ACTUAL

Esta etapa comenzó a partir de la victoria aliada en la 2ª Guerra Mundial, y se caracterizó por la aparición de necesidades que se situaban en el ámbito de lo intangible. Ya no era suficiente el producto; además se demandaba el diseño, el servicio, y otros “productos” que no se palpaban.

Para hacer frente a estas nuevas demandas, las empresas buscaron nuevos sistemas de información que les permitieran analizar y tomar decisiones para orientar las nuevas tendencias. Los sistemas tradicionales de costeo fueron colapsando y aparecieron los llamados Sistemas de Gestión, como el Balanced ScoreCard (BSC) y la Teoría de las Restricciones (TOC) del israelí Goldratt. En el ámbito contable, apareció el SISTEMA DE COSTOS POR ACTIVIDADES O ABC.

El ABC aportó la solución a la expectativa de los empresarios: en lugar de enfocarse en el producto se enfocó en el origen del costo, la Actividad que permite que se produzca el producto. Este fue todo un cambio de enfoque que definió claramente la cancha en esta materia: EL PRODUCTO ES EL EFECTO, Y LA ACTIVIDAD ES LA CAUSA DE LOS COSTOS.

Este cambio de enfoque permitió acceder al costeo de las Actividades, que era lo que estaban esperando. Ya se podía costear el diseño, el servicio, el cliente y no solamente el producto real, tangible.

Temporalmente, nosotros estamos en esta etapa, unos países o regiones más avanzadas que otras. En esta etapa, la necesidad están siendo cada vez más los Costos Intangibles, y los Tangibles se fueron acorralando hacia lo que llamamos Costos Variables, grupo del que la mano de Obra se fue liberando porque la tecnología la fue reemplazando y convirtiendo en Costos Fijos con el uso de la electrónica y la robótica. Y justamente es la Mano de Obra la que genera los Costos Intangibles.

A partir de esta evolución ¿qué viene ahora? ¿Cuál sería la visión estratégica?

LA EDAD FUTURA

La evolución indica que el grupo de los Costos Tangibles o Reales se va a ir compactando en los llamados Costos Variables. EL SISTEMA QUE PREVALECERÁ EN ESTA ÉPOCA SERÁ EL SISTEMA DE COSTEO POR ACTIVIDADES O ABC. Se espera que en unos 10 o 15 años más la mano de Obra sea toda Costo Fijo y se haya independizado del volumen, adoptando tareas de supervisión y monitoreo en la producción, y dedicándose preferentemente a lo intangible, especialmente el diseño y el servicio personalizado.

Esto acrecentará la presión sobre los sistemas de información, lo que implica que el Sistema de Costos por Actividades (ABC) deberá también evolucionar hacia la mejora de sus criterios y mecanismos para hacer frente a esa presión por información confiable.

También esta presión va a exigir profesionales con el suficiente conocimiento, capacidad y habilidad para manejar este sistema y entregar la información requerida. Ya los informes de costos no se referirán a cuánta materia prima se insumió en el producto sino cuánto costó atender los pedidos de clientes clasificados entre las ventas anuales de US$ 1.00.000 y US$ 5.000.000, o cuánto costó el diseño y rediseño y cuánto podría durar en la preferencia del cliente, o cuán rentable es el cliente A en lugar del B y por qué lo es.

La estructura de costos en el futuro enfatizará los Costos Intangibles, y la gestión exigirá información para el manejo de ese tipo de costos. Los sistemas de costeo tradicionales sólo serán utilizados en los países y regiones más atrasadas, por llamarlas así. En esa época, las empresas que cuenten con el Sistema de Costeo ABC contarán con una poderosa herramienta de gestión y una importante ventaja competitiva. Y eso está a la vuelta de la esquina.

.
Carlos M. Duarte M., Ing. Comercial (UdeC, Chile)

Anuncios