1. Primera lección de zen

TU PRIMERA LECCIÓN DE ZEN. No hay definiciones, el zen se vive, no se aprende. El zen es vivir la vida tal como es. Todo camino espiritual, de cualquier tipo, religioso o no, es una ilusión porque nos aísla de la realidad, nos aleja de lo que la vida es. Vivir el zen es situarse en la inmensidad del aquí y ahora, del presente. Si dejamos de perseguir los sueños del ego y luchar por un resultado, nuestro estado mental se hace simple, leve, tenue. Dejamos de interpretar la realidad y comenzamos a percibirla tal como es; en ese momento, las cosas simplemente suceden.

Anuncios