8. Octava lección de zen

TU OCTAVA LECCIÓN DE ZEN. Lo que logramos con la práctica del zen es una mente en estado de vigilia, un estar despiertos, vivos. Nos hace dejar atrás el vivir en piloto automático. Eso nos hace conocernos, en lo bueno y en lo malo que hay en nosotros, y dominar las emociones y tendencias dañinas. Nos hace darnos cuenta de que el río fluye sin nosotros, no nos necesita, y que lo que llamamos “nuestra” vida no es más que un pequeño remolino, que brota y luego se desvanece. En esa conciencia, el ego que nos gobierna deja de cometer errores en contra de nosotros mismos

Anuncios