4. Cuarta lección de zen

TU CUARTA LECCIÓN DE ZEN. Nos han entrenado para defender lo que creemos merecer y haber ganado, sin percatarnos que nada de eso es real, nada está bajo nuestro control. Creemos ser exitosos, y una enfermedad nos detiene o un buen negocio se cae. Tenemos percepciones erradas, creemos que lo aparente es real, y eso nos crea actitudes equivocadas, nos aleja de lo que en verdad somos. No oímos ni olemos, ni tocamos, ni saboreamos, ni vemos. No disfrutamos realmente. Todo es prisa para buscar y apegarnos a algo. No valoramos la calma ni la serenidad. No sabemos detenernos.

Anuncios